Fallecimiento de Madame Birthe Lejeune (3 de febrero de 1928 – 6 de mayo de 2020)

El presidente de la Fundación Jérôme Lejeune, D. Jean-Marie Le Méné, y la presidenta de su Delegación en España, la Dra. Mónica López Barahona, junto con los colaboradores de la Fundación y del Instituto Jérôme Lejeune, comunican con tristeza el fallecimiento, tras una grave enfermedad, este miércoles 6 de mayo de 2020, de Mme. Birthe Lejeune, Vicepresidenta de nuestra Fundación, miembro de la Academia Pontifica para la Vida y del Consejo Pontificio para la Salud, caballero de la Legión de Honor francesa. Esposa del profesor Jérôme Lejeune, ella fue su gran colaboradora y el alma de su hogar durante más de 25 años. Infatigable, generosa y diligente, ha participado activamente de la vida de la Fundación hasta sus 92 años, cumplidos 3 de febrero. Su carisma, su entrega y su complicidad hacia cada uno de los que componemos la Fundación, colaboradores, voluntarios y donantes, asiduos u ocasionales, le han ganado un lugar importante en todos los corazones. Con la autoridad de su experiencia y la magnanimidad de su gran corazón, Mme Lejeune ha sido siempre un modelo y una referencia para cada uno de nosotros.

Mme Lejeune fue fundadora de nuestra Fundación junto a su yerno, Jean-Marie Le Méné, y junto a su gran familia y otros colaboradores del profesor Jérôme Lejeune, con la misión de llevar a cabo la obra científica y médica que porta el nombre de su marido, fallecido en 1994. Ha sido embajadora incansable y exigente de los tres fines propios de la Fundación (investigar, cuidar y defender a todas las personas portadoras de una discapacidad intelectual de base genética). Así, ha contribuido de manera decisiva a prolongar el compromiso del profesor Lejeune al servicio de los más vulnerables, especialmente de las personas con síndrome de Down, en Francia y en otros países, como Estados Unidos, España, Italia, Argentina o el Líbano.

Gracias al esfuerzo y a la entrega permanentes de Mme Lejeune, la Fundación ha estado en disposición de financiar cada año en torno a cincuenta proyectos de investigación científica sobre la discapacidad intelectual de base genética y las patologías asociadas a ella, así como de desarrollar su centro médico en París, en el que reciben atención cerca de 10.000 pacientes. Su pasión y dedicación también han hecho posible el trabajo de la Fundación en defensa de la vida y la dignidad de las personas más vulnerables ante asambleas parlamentarias y organismos internacionales como la Unión Europea o Naciones Unidas.

La Fundación Jérôme Lejeune debe todo a Mme Birthe Lejeune. Las últimas palabras en su testamento vital son aquellas pronunciadas por su marido; y las mismas que hacemos nuestras para siempre en la Fundación: “No abandonaremos jamás”.