La Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune recuerda el valor y la dignidad de toda vida humana, desde la concepción hasta su muerte.

Como es bien sabido, el actual Gobierno español ha propuesto una ley de regulación de la eutanasia que ha sido admitida a trámite por el Parlamento y será debatida en los próximos meses. Numerosas voces se han alzado contra esta iniciativa, desde el ámbito médico, sanitario y de la sociedad civil. La Asociación Española de Bioética y Ética Médica así lo ha expresado: “nunca hay motivo que justifique la directa eliminación de un ser humano. El interés general de la sociedad exige que ningún miembro pueda cooperar o ejecutar la eliminación de otro, y menos aun los profesionales sanitarios. Debemos eliminar el dolor y el sufrimiento, no la persona con dolor y sufrimiento”.

En el mismo sentido, la Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune recuerda el valor y la dignidad de toda vida humana, desde la concepción hasta su muerte, invariable a lo largo de la existencia e independiente de las condiciones físicas del enfermo. La declaración de CiViCa está en línea con nuestro modo de ver esta cuestión y subraya aspectos de carácter legal que plantea la propuesta de ley: “el Estado no es neutral ante la vida humana. Es menester recordar una y otra vez que está obligado a observar y cumplir con el principio general de defensa de la vida, valor supremo recogido en el artículo 10 de la Constitución: la dignidad de la persona como fundamento del orden político y de la paz social, que comprende la defensa de los bienes de personalidad, y entre ellos el de la vida humana”. Despenalizar algunos supuestos penales como el suicidio asistido y la eutanasia significaría generar una brecha insalvable en la protección y tutela de la vida humana propia del estado y sus instituciones, en particular las instituciones sanitarias cuyo fin primordial es el cuidado y la salvaguardia de la vida y la salud de las personas.

Como alternativa a la eutanasia, desde la Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune, promovemos la difusión de los Cuidados Paliativos, como ha sido señalado por la Sociedad Española de Cuidados Paliativos. Según el Dr. Marcos Gómez Sancho, pionero en Cuidados Paliativos en nuestro país, “una ley de cuidados paliativos haría innecesaria una ley sobre la eutanasia”. Según el Dr. Marcos “es irresponsable regular la eutanasia en España sin resolver los cuidados paliativos y la dependencia”.

Desde el ámbito médico han sido numerosas las instituciones y Asociaciones que se han manifestado contra la eutanasia por no considerarla un acto médico. Así la Asociación Médica Mundial y la Organización Médica Colegial de España, quienes han afirmado reiteradamente que quitar la vida de un enfermo terminal, aunque este lo pidiera, no es un acto propio de la medicina y es contrario a la ética médica desde la antigüedad a nuestros días. Introducir una variable de este tipo generaría una brecha en el significado y fines de la profesión médica, que han sido desde siempre curar y cuidar. Lo propio del médico es hacer que el enfermo no sufra y cuidarle hasta el final de sus días con toda la atención que necesite.

Desde la Fundación Jérôme Lejeune apoyaremos todas aquellas iniciativas que respeten la dignidad y la vida del enfermo terminal, independientemente de sus circunstancias, promoveremos los Cuidados Paliativos y la humanización de la muerte. Morir con dignidad significa acompañar al enfermo a bien morir no acabar con su vida antes de que esta finalice de forma natural. Para aclarar ulteriormente aspectos concretos de estas cuestiones recomendamos nuestro Manual de Bioética y Final de la vida     Manual de Bioética y Final de la vida.