5ª Convesaciones de Bioética: “50 años después de la Humanae Vitae” - Jérôme Lejeune
3516
post-template-default,single,single-post,postid-3516,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

5ª Convesaciones de Bioética: “50 años después de la Humanae Vitae”

5ª Convesaciones de Bioética: “50 años después de la Humanae Vitae”

El pasado 25 de octubre la Fundación Jérôme Lejeune organizó la quinta cita de “Conversaciones de Bioética”, centrada en esta ocasión en la Encíclica Humanae Vitae, de la que en este 2018 se cumplen 50 años desde que fuera promulgada por San Pablo VI.

En el encuentro participó Mónica López Barahona, científica especializada en Biología molecular, presidenta de la Fundación Jérôme Lejeune en España y titular de la cátedra de Bioética de esta fundación. La acompañó Jokin de Irala, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Navarra. Ambos son miembros de la Academia Pontificia para la Vida.

En su intervención, López Barahona resaltó la importancia de la Humanae Vitae, de la que dijo que sigue de “actualidad” ante un “mundo en crisis”. En su opinión, “la máxima aportación de la encíclica es su descripción del amor conyugal, y en ese contexto la concepción artificial no tiene cabida. La planificación natural familiar es la única salida”.

De este modo, la presidenta de la Fundación Jérôme Lejeune en España explicó que el contenido de la Humane Vitae se entendió mal debido al contexto en el que se publicó en 1968, “con el diseño de anticonceptivos orales, la llamada revolución sexual, el feminismo exacerbado… Todos esos ingredientes mezclados crean un ‘amor libre’ que por su naturaleza no puede ser fecundo”.

Jokin de Irala recordó que “hoy la planificación natural familiar tiene una eficacia que no tiene nada que envidiar a la anticoncepción artificial”. De hecho, el profesor de la Universidad de Navarra indicó que “en España el método anticonceptivo más usado es el preservativo, aunque la planificación familiar natural es cinco veces más efectiva”.

Durante su turno de palabra, De Irala citó un estudio publicado en la revista científica New England Journal of Medicine que analizó durante 24 años a la población femenina en edad fértil. El catedrático afirmó que se demostró la relación entre el consumo de anticonceptivos orales y el cáncer de mama, mostrando una relación clara y epidémica. Habló también de otro estudio que lo asociaba a un mayor porcentaje de intentos de suicidio y depresión.

Del mismo modo, Jokin de Irala afirmó que otros estudios también asocian el consumo de la píldora anticonceptiva con el cáncer de hígado, de cuello del útero, infartos o accidentes cerebro-vasculares…

A su juicio, “a partir de la Humanae Vitae muchos han descubierto la educación sexual basada en el amor y no simplemente una educación más zoológica”.

Mónica López Barahona incidió en que la “Fecundación In Vitro (FIV) no cura la infertilidad” aunque con ella se consiga tener un hijo. En contraposición colocó la Naprotecnología, donde “no hay utilización de embriones, no se congelan, no se generan 15 o 16 embriones de media para conseguir que uno llegue a término”. Además, la Fecundación In Vitro tiene una efectividad cercana al 20%, tal y como reconoce la Sociedad Española de Fertilidad.

Para seguir la conferencia aquí

 

 

 

 

 

 

 



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial