En este capítulo vemos cómo  se impuso en la investigación contraceptiva  la visión zoologista  de la reproducción humana.