Ataque en Francia a la libertad de expresión y a la posibilidad de informar a la mujer sobre su maternidad

visuel-300x220

La Asamblea Nacional Francesa ha aprobado la ley que prohíbe las páginas de Internet que ofrezcan información sobre el aborto a la mujer embarazada. La Ley se extiende a algunos sitios web que promueven lo que denominan “información falsa”, y está basada en una legislación de 1993 que penaliza la “interferencia” de terceros frente a la “interrupción del embarazo”. Originalmente esta Ley pretendía evitar que los activistas provida bloquearan físicamente el acceso a clínicas de aborto.

Según Laurence Rossignol, ministra francesa de Familia y derechos de la mujer, la nueva realidad, “la realidad digital” exige una actualización de su contenido y ha afirmado que: “Hace treinta años militantes se encadenaban a clínicas de aborto… hoy sus sucesores continúan esta lucha en la web”. La ley castiga esta práctica con hasta dos años de prisión y una multa de 30.000 euros.

La Federación Europea One of Us, de la que la Fundación Jérôme Lejeune es miembro, lamenta y rechaza esta regulación que no sólo supone un ataque directo a la libertad de expresión, sino que impide el acceso a la información a  la mujer embarazada. Jaime Mayor Oreja, Presidente de la Federación, ha señalado que: “Esta ley es un ataque a la libertad de expresión y a la libertad de conciencia. Desde One of Us no podemos entender cómo puede haber quejas sobre las posiciones extremas que están surgiendo hoy en Europa cuando se realizan ataques continuos a nuestras sociedades violando nuestras libertades y derechos fundamentales”.

Ana del Pino, Coordinadora Ejecutiva de la Federación Europea One of Us dice que: “Con esta Ley, se otorga al legislador francés la capacidad plena para decidir qué tipo de información podemos o no recibir las mujeres. Se erige en una especie de guía para “proteger” a la mujer, que no puede discernir entre la información que puede o no puede tener, que le interesa o no le interesa, que necesita o no necesita”.

La libertad de expresión queda claramente cercenada en Francia, siendo el legislador el que defina qué contenidos son “verdaderos” y qué contenidos no lo son. Además, esta ley contradice la Constitución francesa de 1975, que legalizó el aborto en Francia y prevé que las mujeres deben conocer las alternativas existentes al aborto. Por ello, la nueva legislación aprobada, responde a una manipulación de la realidad y de la posibilidad de elegir la maternidad. “Una sociedad que no protege la maternidad como esencia misma de la existencia de esa sociedad está abocada al caos”, precisa Mayor Oreja.

La Federación Europea One of Us, quiere manifestar de manera clara y rotunda que la maternidad es un bien social que hay que proteger, mientras que el aborto es un problema social que la sociedad y los legisladores debe resolver con una política de prevención, no con la censura o la cárcel.

La Fundación Jérôme Lejeune en España expresa su preocupación ante este grave retroceso para la libertad de expresión y hace un llamamiento a los grupos parlamentarios franceses para que reconsideren su posición ante esta grave agresión a los derechos fundamentales de la persona.

 

 

 

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0