"Mi dignidad está fuera de duda. ¿Y la tuya?" - Jérôme Lejeune
1843
post-template-default,single,single-post,postid-1843,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

«Mi dignidad está fuera de duda. ¿Y la tuya?»

«Mi dignidad está fuera de duda. ¿Y la tuya?»

Con motivo de la proyección de la película «Jérôme Lejeune. A los más pequeños de los míos» en el Cine Dreams de Madrid, organizada por la Fundación Jérôme Lejeune y la Fundación Valores y Sociedad, la Dra. Marta Villa, oncólogo pediatra del Hospital Madrid Montepríncipe y madre de Javier, precioso niño síndrome de Down, nos remite este testimonio que reproducimos por su interés:

FJL-noticia-20160627-MartaVilla-fotoweb

Mi dignidad está fuera de duda, ¿y la tuya?

Hablamos de las persona con síndrome de Down desde la superioridad, mirándolos desde arriba…, y valoramos su vida desde nuestra perspectiva, intentamos que se asemejen a lo que consideramos “normal” sin valorar lo que precisamente  les hace distintos.

Pero cuando hablas con las personas que de verdad les conoce, todos sin excepción, lo primero que describen es su capacidad de hacer mejor el mundo que les rodea.

Su DIGNIDAD está fuera de toda duda, no hay más que compartir un rato con cualquiera de ellos.

Lo que está en duda es nuestra dignidad. ¿Somos dignos de recibir lo que son capaces de enseñarnos?, ¿somos dignos de ser su madre, su padre, su hermano…? ¿Somos capaces de sacar de ellos el máximo?

Un día, buscando una forma de ayudar a mi hijo Javier a que aprendiera a montar en bicicleta,  leí que si un niño con síndrome de Down no montaba en bicicleta, la culpa era de sus padres, que no lo habían intentado lo suficiente. La verdad es que esta idea me creó mucha angustia y he meditado mucho sobre ello. Cuando tienes un hijo con una discapacidad, lo que está en juego no es su capacidad, es la tuya. Está en juego tu capacidad de aceptar, de querer, de cuidar, de no sobreproteger, de dedicarle  tiempo, en definitiva tu capacidad de ser digno de él.

Si no lo somos, no escondamos nuestra incapacidad “eliminando el problema”, dejemos que otras personas se ocupen de dar a su vida la dignidad que merece.  Si lo somos, demostrémoslo.



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial